lunes, julio 23, 2012

Claro de luna


La plata se confundio con las lágrimas de sus ojos ciegos, reflejo la luna en ellos, y una mueca de tristeza tomo su cara... sintió el peso de la noche en su alma cuando se dio cuenta que la música habia terminado, ya no veia mas la luna... y Ludwing Van ya no tocaba su sonata.

-toca por Dios toca!- grito
-hazlo de una vez!-mascullo

más su imagen permanecio en silencio en el piano mientras lloraba...

-yo no te prometi la luna... no puedo dartela... yo la veo mas no la escucho...-

-yo la escucho en tu melodía-leyó él en sus labios

-hagamos un trato entonces... -concurrió ella

-dejame oirla una vez mas... y yo te enseñare a sentirla...

él lloro en su silencio, ella en su oscuridad... y al igual que yo esta noche, nos quedamos solos en la compañia... extrañamos a la luna lunática, y nos volvimos sereno en la mañana.

2 comentarios:

isla dijo...

AMIGO.. un gusto tenerte aquí.. poder leerte y poder sentir tus palabras, al igual que ese dueño de silencios y esa dueña de oscuridades que intentan comunicar..
siempre es estupendo "sentir".. con los sentidos que podamos..

Claro de luna.. una verdadera preciosidad que escucho y veo.. que siento profundamente con otros sentidos.. porque se introduce en uno.. una maravilla..
abrazo enorme amigo mio..
no te alejes mucho.
flor-i

Amapola Azzul dijo...

vaya¡¡, pensé que el blog ya habría muerto, estoy gratamente sorprendida.

Me alegro que aún no se haya muerto.