martes, septiembre 13, 2011

Desvelo.


Su pene olía a cigarrillo y sabía a ceniza, así supe que se había estado masturbando antes de que yo llegara, y fue más que evidente cuando vi el perfil de Facebook de ella en su computador. Lo encontré desnudo y sudoroso, asustado por mi llegada. Llegué con mi vestidito corto y pegado al cuerpo, con mis anteojos de niña buena y mi sonrisa de susto, lista para entregarme como lo hice. Desde el principio la iniciativa fue mía, estaba más bien asustado, a pesar de que la noche era precisa, el silencio en la casa y nuestras soledades en cuartos adjuntos, el bochorno de la noche, y la madrugada que desde que nos despedimos en el salón tras el último trago, se presentaba propiciadora y larga, sonámbula, insomne.
Cuando me levanté de mis rodillas y alce mis ojos, solo atinó a mirarme, como al que una fantasía le llega de improviso en la noche; cuando deje caer mi vestido y quede desnuda, sé que notó que el largo de mis brazos apenas daba para taparme con mis manos el sexo, como último intento púdico de la noche.
Le pedí que me abrazará, que me besará, que me hiciera suya, y entonces reaccionó, y nos encontramos ahí entonces, dos sombras, revoloteando y gimiendo en la oscuridad, me llevó a su cama, desordenada, descuidada, no por dormir en ella; todavía fermentaba el sudor de la pre noche, y acostada sobre mi espalda me comenzó a llevar, como cuando un padre lleva a una hija de la mano y le muestra y le enseña el mundo; me hizo recordar entonces cuando así era, cuando mi padre me enseño la lluvia, la luna, las casas, la gente y los vehículos; pero diferente, era la misma actitud, y yo la misma niña aprendiendo, pero en otro ámbito muy diferente, aunque la sensación de paternalidad no la perdí hasta que las sensaciones; nuevas para mí; me fueron cargando de la pasión desconocida que me subió del vientre al estómago; donde se confundió con el susto y se esparció por todo mi cuerpo.
Mis torpes aleteos me hicieron recorrer la cama con mis manos, y entonces la sentí, de el desorden emergió su cabello; de ella; y la vi, desnuda entre las ropas de cama, tan pequeña y delgada como yo, escondida, disimulada entre el puño de almohadas y sábanas, despertando al fin por el sexo que se fraguaba en la alcoba, él tomándome, y ella despertándose, yo tan poseída de su sexo que no pude sentir susto ni vergüenza cuando levantó la cabeza y nos vió; y sonriente y dispuesta se unió al juego, y me besó; nunca había besado en la boca a una mujer, y esta que me descubría amante de su hombre, me besaba en la boca; sus labios sabían a alcohol y a semen, así supe que era ella quién lo masturbaba, y que además, había vuelto a fumar; y él la pensaba, él la deseaba mientras me penetraba, y no me importó entonces, era una sombra, un recuerdo, una ausente que venía a volver entre los suyos, y no le importaba saber que yo; terrible; me estaba metiendo en el desvelo de su noche,  del sexo de él y el recuerdo de ella, de su perfil de FB, sabiéndome que era mi primera vez y que éramos los tres, en esa cama que todavía fermentaba el sudor de ella de tantas veces, y que como hoy, solía volver en su día, en la noche en el que  él recordaba y amaba a sus muertos, a Amelia, objeto de él que me penetraba con su cuerpo, mientras me cobijaba con el recuerdo de mi hermana, aquella que cuando murió, me dejó todavía muy niña para entrar en su cuarto y decirle que a pesar de que ella le poseía, era yo la que lo amaba con el amor infantil que hoy le entregaba, en el desvelo de su recuerdo de Amelia muerta.

9 comentarios:

isla dijo...

.. sabes?, estaba convencida que había comentado en tu anterior post "esta historia"... como no quiero extenderme.. acepta "comprimido" mi comentario hacia tus dos trabajos...
JODERRRRRRRRRRR!!!!.. siempre me quedo temblando.. siempre llegas.. entras.. arrasas.. y tu oleaje siempre deja algo en mi playa... saca a la superficie "todas esas conchitas" que a veces se incrustan en nuestra arena... GRACIAS Deshora..
pienso que eres un excelente escritor.
un beso
isla

KagosaVampire dijo...

exc

Wílliam Venegas dijo...

Ya está el programa número 11 de Desde mi Butaca. Es televisión por Internet. El tema es “Los musicales en el cine”. Debo elogiar el excelente trabajo en la postproducción de Marvin Soto Cordero.
Este es el enlace:
http://www.mibutacavip.com/product.php?id_product=253

hemerson dijo...

que buen trabajo, la verdad sacas el niño deseante sin restricción alguna de mi cabeza y pones sin ningún tapujo o tabú la manera de pensar de mi niño. libre en su juego que para nada es mórbido, sino más bien es ese niño libre del mal social.

de rojo dijo...

vaya esto si que me gusto, me traes a la memoria unas cuantas noches añejas. Aqui huele a tabaco muerto. Delicioso

Lilith dijo...

Asi es esto, aveces uno ama a sus muertos y los busca entre los vivos, basta una ligera sombra de ellos, un ligero rasgo para cerrar los ojos y caer en la fantasia, de que ellos, esos muertos siguen aqui, nunca partieron, nunca se fueron.

Guepa dijo...

Buena manera de narrar la escenna.Totalmente.

Jalo López dijo...

Excelente sin más

Xana dijo...

muy bueno!!!