sábado, septiembre 04, 2010

El cuento de el 6 y el "de el"

Soy un tipo lleno de manías, y sin embargo, soy un tipo común.
De vez en cuando me gusta hablar de mí poco; un poco, y para esto es este blog que publico aprovechando el impase creativo y el síndrome de la página en blanco que sufro en este momento. Me parece además una medida de respeto para con ustedes que siempre me leen y me retro-alimentan con sus comentarios. Gracias por todos ellos.
Lo de el seis viene desde pequeño y hoy a mis 32 años no he podido superarlo, odio al número seis y trato que todo en mi vida termine en cualquier numeral menos en este, es decir, no me gusta que un mes termine en 6 post publicados, o que tenga seis comentarios, aunque en realidad algunas veces no logro conseguirlo. El siete es mi número, aunque cinco está bien, pero no seis, una extraña manía en el ser de este que escribe y que pocos conocen.
Soy un hombre de familia, y no por eso no soy bohemio. Cada noche hay una musa, detrás de cada cuento hay una musa. Mi mujer, mi esposa, mi mejor amiga sabe ser mil mujeres a la vez, una ventaja desde todo punto de vista. Me gustan las cosas simples aunque yo no lo sea.
Dentro de mis manías, la que más me llama la atención está la de el equilibrio sensitivo, y me explico: si mi brazo izquierdo toca algo caliente, frio, mojado o lo que sea, tengo que replicar esa sensación en mi brazo derecho, y locuras por el estilo.
Finalmente no uso la contracción "del" porque me parece que apura las cosas, me gusta la cadencia y el ritmo de escribir "de el" en vez de seguir la regla idiomática, y porque no? acaso no soy el dueño de lo que escribo? Aún ese debate está abierto con los editores, los amantes de la semántica y la ortografía.
Este es un ejercicio interesante, no lo niego, me gusta entrar en contacto con ustedes aunque aveces no tenga tiempo de comtodos sus post, me disculpo por eso.
Pero... que manías tienes tu querido lector que yo no conozca?
(a la de menos alguna los haga personajes de un cuento... y no soy Dios, pero prometo darles una buena muerte de llegar a conretarlo.

Un abrazo para todos y bienvenidos siempre a mi hora más oscura.
Deshora.

21 comentarios:

isla dijo...

bueno... ya he entendido lo del número.
mi manía.. ya lo dije, el nº 9.
puede ser el mejor ó el peor número, normalmente le 9 es el mejor. mi hija nació un 9, su padre murió 03.10.2003 (=9).
me obsesiona sumar todo, las matrículas de los coches, el portal y el piso donde vives... el tfno...
rarezas tontas...
nací un 19.09.
un abrazo deshora..
isla
pd... y .... rezo a San miguel cada vez que subo a mi coche (carro) todas y cada una de las veces ...aissss

LIFE Graciela Bacigalupe dijo...

amigo.. me encantó eso de de el...jaja para que se han hecho las reglas sino para trasgredirlas...Y si lo hace un escritor como usted es genial.
gracias a quienes rompieron las reglas hace años reglas tuvimos a los impresionistas, y a tantos artistas. ...
Te cuento que tengo bastantes manías jajajaj pero necesitaría usar el espacio de una page de blog pa contarlas
Abrazos....
mmm el síndrome de la página en blanco... la que vemos y genera esa adrenalina de volcar lo que se siente sin pensar....cuando no está...A veces creo que es nuestra mente la que pide descanso...una señal de alarma e insistimos y garabateamos en papeles textos que nos parecen mamarrachos...pero por una extraña razón(será una de mis manías)los doblo y los guardo en una valija...Y meses después al leerlos pienso.. ahh buehh que loca estaba jajaja y sé q lo escribi yo tan solo porque me reconozco la letra... en fin...

Un abrazo con todo mi respeto y admiración.Como siempre sus textos me sorprenden , al leer este tomaba una taza de té y se sintió como una charla de amigos.
Y eso que a veces lo leo y necesito café doble porque con sus intrigas y relatos de asesinatos al mejor estilo amorexia me deja paralizada jajajaja

Akyaabil dijo...

así sera! saludos!

Rebeketa dijo...

Fue bueno conocer algo de ti. Tu realidad nada envidia a tus relatos.
A mi también me gusta lo sencillo, aunque nadie lo seamos. Todos tenemos manías, y esas manías nos hacen especiales y cuando ya no estemos en este mundo, los que nos rodean las recordarán en las comidas y reirán. Mi número es el 3, sobre todo por el mes en que nací, en marzo, cuando termina el frío, empieza la primavera, y todo empieza a florecer después de haber muerto.

Me parece perfecto que uses "de el" si tienes un motivo tan bueno. Como bien dijiste, TÚ eres el escritor, TÚ eres el que crea...

Un saludo,

Rebeca

El Crucificado dijo...

Estimado, si el 7 es suyo el mio es el nueve, todo lo veo en multiplos de 9. Eso ya lo habia escrito en "El soliloquio de los números" tal vez luego lo pueda leer.

Saludos

El Crucificado
Más que nunca...

Karen dijo...

Yo estoy obsesionada con que el 4 es de mala suerte, no me gusta para nada, y con la buena ortografía a la hora de escribir algo serio, pero es por que mi profesora de español me medio traumó.
Saludos!

Apple dijo...

tenias seis comentarios y para ser buena ya deje mi huella para que conmigo ya sean siete y no te molestes!...

7 tu numero favorito...
entonces mas vale que este comentario sea el favorito :P

Te diré .. ajamm... pues mi numero favorito es el 6 :D
si si el 6...

es bueno saber del escritor de este blog...
muy pocas veces se deja ver el interior de un escritor...


un saludo!

delfin en libertad dijo...

Esto estuvo muy bien, cada vez encuentro mas interesante el tener un blog...a pesar de mis idas y venidas, se conoce y se percibe a travez de escritos tantas personalidades.
Manías, bastantes, demasiadas creo. Me enferma y me hierve la sangre tener que asitir a un té de canastilla. No soporto que me hablen en un autobús o taxi. Jajajaja, son sólo algunas. Bien por esa musa tan inteligente. Un abrazo.

Michael Guerrero dijo...

Diay compañero en algún momento pasa. Siempre pasa. A veces las ideas se declaran en huelga, o sólo se van de vacaciones por un ratoje je.

Con respecto a las manías, pues talvez ayude.

Aunque me parece que es cotidiano, al último jalón que le doy al cigarro agarro la colilla con el dedo pulgar e índice para tirarla. y siempre trato que termine en el agua para verla deshaciéndose en círculos.

Cuando hablo con alguien involuntariamente miro su boca en lugar de los ojos. Siempre he pensado que a la hora de hablar de frente se le da mucha importancia a los ojos y la boca ha sido muy subestimada. Además la boca expresa muchas cosas, especialmente la femenina.

Siempre me siento y me levanto de la silla por el lado izquierdo. Igual con la moto. Me siento extraño haciéndolo por la derecha. Talvez sea por ser izquierdo, porque hasta cuando me pongo el pantalón tengo que meter la pierna izquierda primero.

Cuando escribo: Trato que las letras "l", "t", "b", "d" y "f" queden más altas que el resto, bien altas. Me gustan así. También me gusta que la "f" se salga por debajo del renglón como si fuera una "j" por ejemplo. También aplica con el "4" cuando es el último número de una cifra pero no cuando está en medio o está solo.

También me trato de hacer las mayúsculas diferentes al resto y mi firma tiene que quedar perfecta, de no ser así hasta he vuelto a imprimir un documento para hacerla de nuevo

Bueno creo que eso era todo padre Amorexia. Ésta ha sido de las mejores confesiones que he tenido que hacer, y la única voluntaria creo.

Saludos!

Nicky dijo...

¡Hola! bueno, hace tiempo que encontré tú blog pero no había tenido tiempo de comentar ni muchas ganas de abrir mi Blog, así que así estamos, pero justamente hoy me ha provocado pasar por acá y me encuentro con un post donde sales hablando de tus manías gracias a que andas en blanco. Yo realmente no estoy muy clavada con los numeros, mis manías más bien serían caminar de un lado a otro cuando tengo ansiedad y saltar y caminar cuando escucho una canción que me encanta xD también quitar todo lo que tenga en la mesa de la computadora y guardar las envolturas de caramelos en las gabetas, y tiempo después alguién viene a botarlo ja ja en fin. Ya para despedirme, sólo diré que me encanta tú blog! escribes de una forma que atrapa al lector ;) eso es bueno. Sin más, me voy. ¡Cuidate!

©hannibal däler dijo...

Caballero, ya le conocía lo de "de el" pero no lo del cinco + uno. Cosas que suceden.
Yo también creo tener algunas, aunque me resisto a creerlo, pero no creo poder decirlas todas en este momento. Pero te acompaño en el dolor.

Saludos
hannibal

andrés dijo...

Que bueno men, me gusto el ejercicio. Yo tengo mis numeros de peso como el 7 o el 9 pero no tengo nada personal contra los demas - no hay uno que odie.

Musas para el blog han funcionado bastantes, mujeres que tallaron mi pasado de una forma u otra - ninguna me deformo y por ello creo que estan en los escritos - solo una sabe de ellos y sabe cuales son los suyos.

Tengo hace años una mania por mojarme los ojos, cada vez q me mojo las manos debo mojarme los ojos. Me gusta mojarme entre las uñas y los dedos xq siento que se van a unir en una sola pieza y eso me molesta. Golpear las uñas contra algo que haga ruido, en orden, una por una...

Bueno si te contara todas la manias seria un post en vez de comentario jejeje

Un abrazo men

KagosaVampire dijo...

que vacilón, tu mania de "de el" me molesta un poco jaja... no sé porque...

yo tengo muchas, creo todos tenemos y hasta las hacemos sin darnos cuenta... por ejemplo nunca me como el último bocado de un platillo... siempre dejo un pedacito, una borona, algo. En zapatos, aretes, medias y asi siempre me pongo el derecho y luego el izquierdo, siempre en ese orden... si no lo hago me siento mal durante el día...

Chocolate dijo...

eres un carne y hueso (:
con manías, complejidades, dolores y temores, como todos, pero algo mas de diferencia además de ser un sujeto, es que tienes un don, eres escritor

saludos (:

Beryl dijo...

Hola:

Como siempre tus letras son fascinantes....

Lolita y El Profesor dijo...

¡Oh, Dios!
¿No me darás una muerte cruel si te digo que soy... cuatro veces seis?
Y está muy bueno eso de escribir lo que nos pasa cuando sentimos que no podemos escribir.

El Profesor

Terox dijo...

Claro, como que el 666 es el número de la bestia...

El problema del "de el" es que entonces no se puede leer bien, uno no dice "de el" sino "del", por eso "suena" raro cuando se lee...

Eli dijo...

Pues a mí me encanta el número 6, todo porque nací un 6 de noviembre del años 86' lo considero un número bonito y matemáticamente hablando es el primer número perfecto (sus propios divisores suman 6)

Mario_ergosum dijo...

(Segundo intento)
Excelente, aunque debo reconocer como Karito que el "de el" me golpea un poco la vista, pero lo paso por alto para disfrutar de tus escritos.
De mí comento un par: 1. si veo una gaveta o puerta abierta TENGO que cerrarla. 2. Me obsesiono con los múltiplos de 5, por ejemplo, sólo me levanto cuando el minutero del reloj marca un número múltiplo de 5.
Saludos...

Germán Hernández dijo...

Creo que estás muy atento a ti mismo...

Hablas mucho de la muerte de otros...

Y apropósito de reglas gramaticales, si digo "de él" ¿puedo escribir: "dél" juntando la preposición con el pronombre igual que juntamos "de el" en "del" la preposición y el artículo?

Pero en fin, tampoco tiene nada de original, lenguaje y escritura siguen siendo procesos sociales y culturales no caprichos de autor

Saludos!!!!

Alejandra Valverde Alfaro - Lya dijo...

Desconocida o parcialmente conocida: Me aferro al 5, me gustan los centros y colecciono cosas pequeñas. Mi palabra preferida es armonía y tengo la bombilla 5001 al lado de mi cama (la bombilla que pertenece a un cuento científico que me contaron y que amé siempre). Creo que si tenemos dos orejas es para algo y es más fácil escuchar porque siempre están abiertas, lo que no sucede con la boca pues a ella tenés el don de abrirla o cerrarla, a ella la debés controlar.
Lo veo todo, recuerdo fácilmente rostros y nombres y así puedo decir que a un fulano lo vi cuando cruzaba hace dos años junto a la plaza de mi pueblo. Soy buena atando cabos, adoro el olor a madera y el café, con quien sea y donde sea, el café.
Me apodero de mis amigos (bueno o malo, no sé... creo que malo); es decir, creo que son míos y si alguien los toca gggrrr me enojo. Me cuesta olvidarme fácilmente de las cosas y amo el coco.
Creo que cuando soñamos los sueños son de color rojo y adoré cuando daban el Chapulín y mencionaban las pastillas de chiquitolina (quise y sigo queriéndolas).
Creo en el poder de las palabras y lo acertado o fatal que puede utilizarlas, ante lo que me resta decir, siguiendo su poco afinidad por las contracciones, que su uso hace su regla.

Mire que este ejercicio suyo, extendido a nosotros, es de inmensa ayuda.

Saludos sinceros