jueves, junio 24, 2010

Un silencio.




Terminaste de suspirar el mismo instante que años atrás dejamos a medias, y dijimos adiós, y te paraste ahí como si nada, a contra luz para guardar la misma silueta que dio vuelta y me dejo con estas palabras en la boca, y fue extraño verte ahí frente a mi, en la penumbra de mi soledad, guardando esa distancia de siete pasos como años en nuestra historia, mirándome con tus ojos tristes, reteniendo los brazos y deteniendo tus piernas para no correr a mí, por miedo que te abofetee, sin saber que casi no puedo ya con esta ausencia de tus besos, de tu abrazo, de decirte que no me importa donde hayas estado ni con quién.
Enciendes un cigarro y no dices nada, nos quedamos inmóviles ahí como simples espectadores de un pasado que vuelto hoy en esta circunstancia no dejamos ser por que no nos atrevemos, yo quizás me he acostumbrado al dolor, a la tristeza, a esta sensación de oleaje en mis manos cuando no te tocan, como un hormigueo que se escapa de tus memorias.
No te busqué y sin embargo, no descarté nunca encontrarte en alguna parte, siempre supe que estarías en alguna calle, en el teatro, en alguna casa cercana, que quizás hablarías con un amigo común, que preguntarías por mí, por eso no deje que me venciera la ausencia, la soledad, me dispuse a vivir y te puse otros nombres, te acosté en mi cama y me acosté contigo sin ti, y te amé, te mentí, rabie y gemí tu ausencia! Cómo decirte “te amo” si tras siete años, mi boca acostumbrada al verbo no te encontró más para desahogarse?
Ahora qué? Debo recoger los pedazos de espejo roto que están bajo el lavado? Apagar la luz de el corredor que deje encendida para ti? Volver a creer y a sentir para darte la bienvenida? Debo colgar la llamada pendiente que nunca te hice? Pensé tanto en que decirte en este instante que no puedo articular una sola palabra; de pronto solo viniste a redimirte o a despedirnos, quieres que corra hacia ti? Que te abrace? Que me entregue? Que haga de cuenta y caso maldita sea que tu ausencia no ha estado presente cada segundo desde ese día en que te fuiste!!!?
No te sonrías así, no me mires así, con esa cara estúpida! crees que soy la misma persona y que funcionará igual!?, ya no, me alegra que vinieras por que ahora podremos cerrar aquello que quedo pendiente hace tanto tiempo, por que ahora podremos decir adiós, cerrar este paréntesis y llorar y sentir este duelo, creer que ahora si estará todo bien, en su lugar, tu con los muertos y yo… igual pero sobreviviendo, saliste de mi vida, cerré la puerta pero abrí, y hoy estás frente a mi fumando esperando que hable mientras yo solo pienso “por que volviste?”
Termina de suspirar, yo concluiré el libro que ese día guarde en mi mesa de noche, recogeré el espejo, apagaré la luz, acabaré de decirte lo que ese día callé, pondremos punto final y despedida, tú te encontrarás de pronto con mis siete años de mala suerte, romperás tu espejo y llorarás los llantos que yo he aguantado desde entonces, terminarás de suspirar y yo sin decirtelo prometeré con mi ausencia, que alguna vez nos encontraremos, quizás en nuestro próximo silencio.

13 comentarios:

Samantha dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
isla dijo...

Tanto me he sentido... tú... como me he sentido "la otra persona", (también en tí ,tu herida abierta, pq pareces ponerte en su lugar también, .. está claro que el amor todo lo justifica..)...según desgrano tus últimas líneas, siendo tú, sonrío ( me alegro por tí) pensando que por fin, podrás empezar ahora en su final..que "tú" ya tienes recorrido el camino.. que en el próximo encuentro - el silencio - tendrá verdad..

Un abrazo
isla
pd. gracias por "escribir"... llenas muchos vacíos..

delfin en libertad dijo...

Cuando el que está es ausencia y no se busca pero se encuentra detrás de la puerta, en ese corazón que dejamos abierto lleno de palabras.
Repito estás escribiendo muy bien.
Un mañana maravillosa para leerte y ponerme al día. Un gusto visitarte. Un abrazo!.

Joha dijo...

Me gusta este nuevo estilo animal del blog :) Retomar un momento es una tarea titánica. Aveces creo que es imposible, pues todo en la vida cambia. Pero bueno, a seguir intentandolo. Saludos, :).

Sabina dijo...

humm, sos grande che!.. quisiera escribir como vos.

(no se que mierdas me pasa, creo que lo del partido mexico - argentina a estado consumiendo mi vocabulario..) un beso, sigue así.

Adrián dijo...

Dos cosas:
Cuando escribiste "mirándome con tus ojos tristes" leí "...con tus ojos verdes" ... -pero dejémosle a mi analista 'desfacer este entuerto', jejejeje-

Por otro ¡qué mal cuando una historia queda inconclusa luego de un punto y seguido! Y peor cuando lo que hay al final de la frase es un punto y coma. Me ha pasado.

Saludos, compañero.

Asturiela dijo...

me ha calado hondo, realmente. porque siempre somos tan contradictorios, lo que mas queremos hacer es ir y abrazar a ese alguien, pero al mismo tiempo las ganas se nos han ido, probablemente porque ahora guardamos mucha memoria.


un beso, en horabuena el habernos encontrado.

KagosaVampire dijo...

y ahora qué?

podemos lidiar con todo menos con la ausencia

Lolita y El Profesor dijo...

Los destiempos, en el amor, son así. ¿qué remedio?
Usted, Deshora bien que lo debe saber, con ese nombre suyo.
Es sano cerrar historias para que las heridas cicatricen. Pero, ¡cómo duele!

El Profesor

Marco Cañizales dijo...

¿Los desencuentros son la verdadea materia del amor?
Es el bes o tu ausencia lo que me hace saber que te amo.
este cuento parece responderme... pero me inquieta saber si en realidad me hace preguntarmelo.

RECOMENZAR dijo...

El no encontrarse encontrándose es el que gana
besos

wílliam venegas dijo...

Bien, cada vez usted maneja el concepto de concentrar cuando se trata de relatos cortos. Un solo efecto en el lector, es la máxima.

Germán Hernández dijo...

Me da mucho gusto poder visitarte, y este texto me agradó mucho por muchos motivos:

Quizá el más importante creo yo es su eficacia, logra ser un cuento de esos que logran interpelar al lector porque de alguna manera a “todos nos ha pasado”. Y eso se refleja en la mayoría de los comentarios.

Coincido con William Venegas, y formal y técnicamente se nota el manejo del relato, no se pierde, se mantiene siempre sobre el hilo inicial y eso tiene su mérito.

Pienso que vale la pena corregir la ortografía, especialmente en las tildes que se omiten en los verbos en pasado simple.

Saludos!!!