lunes, enero 11, 2010

Son las nueve...


Un dardo de luz me golpea los ojos, despierto desnudo mirando la ventana, las persianas entre abiertas diagraman la piel sobre líneas negras, soy una sombra en partes enredado en una cama ajena, la escucho respirar, mientras salgo de la somnolencia y empieza a aclarar mi vista; son las nueve, tarde para ser martes, pero no me apuro, aún enredado entre las sabanas y el sueño, así es la resaca.
Las siluetas de el cuarto comienzan a tomar forma, la tele encendida en un canal sin señal explican el ruido blanco, los muebles, el celular parpadeando, un mensaje de la oficina, debo incorporarme, el cuerpo no responde, la mente a medias, y ella todavía duerme, me siento en la cama y la veo, es Lorena, y no debería ser ella; mi cabeza vuelve a confundirse y trato de atrapar un poco de luz para ver bien su cara, y si, es ella, duerme profundamente la resaca, en el suelo botellas vacías, las ropas, aspirina en la mesita de noche, un poco de coca y mis cosas.
Sostengo mi cabeza mientras me quito el cabello de la cara haciéndolo para atrás, y por mas que pienso no encuentro las respuestas, las preguntas se amontonan una sobre otra, pienso en Susana, es a ella a quién quiero allí, ayer si no mal recuerdo nos vimos aquí, pero no entiendo como acabe en la cama de nuestra anfitriona, con quién se abra ido ella?, acaso esta en el cuarto de al lado con resaca preguntándose lo mismo? duerme? ojala recordara la noche de anoche, debo vestirme, tengo que irme, necesito salir de aquí, pero el cuarto, mi cuerpo y mi cabeza siguen dando vueltas, Lorena! por que con ella!? eso vuelve inalcanzable a Susana, y si la despertará para preguntarle?
Me hastío de la luz a rayas, abro la persiana y Lorena apenas atina a volverse hacía el otro lado de la cama, me visto, tomo mis cosas, saco de la billetera una tarjeta, ordeno un poco el polvo en la mesita de noche para hacerme una raya, eso lo aclarará todo, la borrachera acabará unos minutos después de ello, podré salir e iré a la oficina, pensaré mejor, recordaré como termine en la cama con la persona equivocada, quizás pueda arreglar esto, entonces toda la luz de la ventana, como un balde de agua fría me golpea, el nombre en la tarjeta de crédito no es el mío, al menos no el que usaba ayer, Roger Guzmán Araya, y yo sigo siendo Mario, el mismo Mario que quiere estar en la cama de Susana, no con Lorena! necesito un espejo, de pronto todo gira más aprisa, ella duerme, este cuarto no lo reconozco!, dejo todo y me siento en la cómoda de el fondo, me miro en el espejo, estos ojos, esta barba, esta cara no son míos, soy Roger y no debería serlo, no entiendo nada, será mejor volverme a dormir, mejor aún! despertar de esta pesadilla, pero reviso la billetera y la cara y no hay remedio.
Me recuesto, trato de ordenar ideas y recuerdos, la habitación sigue girando, veo la espalda de Lorena, la reconozco; cierro las persianas, despierto, mientras vuelvo a dormir. Debo llamar a la oficina y reportarme enfermo, son las nueve, será lo mejor, debería deprimirme, sin pensar en Susana; dedicarme a ser quién soy ahora que soy él, la soledad de ella ya la tengo, y la tristeza también.

16 comentarios:

Wilhemina Queen dijo...

Me gusta, me gusta, ME GUSTA!!!!!!!!!!
abrazos!

Palabras como nubes dijo...

Muy bueno!!! Bien por ese final, sí.

Abrazo
Jeve.

Marco Cañizales dijo...

Excelente, inesperado, súbito!

Me encanta la verdad, muy bueno.

Saludos,

Marco

LIFE Graciela Bacigalupe dijo...

Encima que nos atrapás hasta el final, metiéndonos en la escena,estando en ése cuarto, viendo esas botellas...nos sorprendés con esos finales ....tan tuyos...(sólo me faltó sentir la resaca!!)Genial como siempre...¡¡¡Maestro de los relatos!!! como el primer comentario.. me gustaa me gustaa ME GUSTA!!!! Abrazos Sr Amorexia y mi admiración a su estilo!

KagosaVampire dijo...

uy no q dificil ser otro cuando ni sabemos quienes somos...
alucinar alucinar...

aLeX dijo...

Y he aqui decidiendo venir a lamerme mis heridas despues de un dia sin sentido , soledad , problemas y muchos pensamientos jeje...

:] Recordando... desde aquel poema de amor y muerte ... quede atrapado a la forma en como te expresas es simplemente tan ... tan ... jaja no tengo palabras para expresarlo. argh ¬¬ .

Dejandome una sensacion de esperar tu siguiente relato con tantas ancias que solo tu sabes complacer jeje! .

Gracias !

Luminicus dijo...

Un flash!!!!!!!!!!!!!! buenisimo como siempre.
Un besote

BEATRIZ dijo...

Vine siguiendo tu señal, ahora no sé si eres Roger o Mario, lo mismo sería llamarse Susana o ¿Sandra?
Catárquico. Me quedo con la imagen a rayas, es genial.
Saludos.

abstrakta dijo...

EU,, NO ME GUSTO.. ES LA PRIMERA VEZ QUE NO ME GUSTA UN ESCRITO TUYO Y ESO QUE TE SIGO HACE BASTANTE
BESOS

Themys Brito dijo...

Cautivador, como siempre. Horrífica resaca, esta.

Un saludo.

Luissiana Naranjo dijo...

Me encanta el suceso imprevisto del texto y la fatiga psicológica! Saludos grandes!!

More Baker dijo...

Tremenda atmósfera la que creaste en este relato. Magnífico!
Besos.

Floooorcita ! dijo...

Hermoso :)

P. Vargas dijo...

Mae que bueno que esta, me tuviste todo la lectura adivinando el final y eso me encanta, primero pense en una noche de infidelidades, luego en un cambio de parejas al estilo swinger, pero el final, te juro que me ha dejado impactado...

Exitos bro! Nos seguimos leyendo!

Darilea dijo...

Muy bueno, el relato.
Un besito ;.)

Solo Palabras... dijo...

Querido amigo, una amiga me dijo una vez "lo último que queremos escuchar las mujeres es la verdad.
¡¡¡¡Odiamos la verdad!!!!"
Así que lamento informarte que eso no sirve.
Jajajajajaj
Abrazo desde el Río de la Plata