lunes, abril 27, 2009

Soñando...

Cuando mueres mientras duermes, este pasaje es distinto sin duda a la muerte común que se presenta ante nosotros como un invisible, ha de ser como estar soñando, por que eres ajeno a todo el ruido que la muerte conlleva.
Quizás te encuentres dando vuelta una y otra vez en algún pasaje infantil olvidado, un momento, un instante en el que la inocencia te dio licencia para ser pleno, para ser feliz; y la inconsciencia y la desfiguración onírica de los sueños te ata y aferra a ese recuerdo, a esa memoria presentada para evitar que despiertes y te encuentres cara a cara con la muerte.
Quizás solamente sueñes que caminas por alguna playa, y cierres los ojos, y te concentras en la sensación de arena en tus pies, en el sonido de el mar salino, en ese olor puro a viento y agua, y los recuerdos de ella, corriendo hacía ti en esa playa, o tu corriendo hacía los brazos de tu madre, o simplemente solo, despreocupado de todo, incluso de ti.
No hay tiempo de repasar la vida ni de túneles con luz al final de este sueño, pero no ha de caber duda de que si mueres dormido, lo haz de hacer soñando, tan solo quizás sueñas que tendido en tu cama tienes un largo descanso, merecido y profundo, donde la realidad mas que ajena es tenue, es placentera, y despertar es solo una posibilidad.
Cuando mueres dormido tras una larga espera, enfermo y en un hospital, quizás; el asunto es diferente, por que el inconsciente te separa de la realidad cotidiana, misma que de todas formas es una pesadilla, gente que llora o gente que no lo hace, máquinas enfermeras, doctores y pruebas, fármacos, dolor y ausencias, o presencias que sufren; aquí el sueño puede volverse pesadilla, por que la realidad es peor que ese sueño agitado y prolongado de una larga despedida que no acaba, y en el sueño drogado de la calidad de vida; alucinas y sufres de cualquier pesadilla, que de igual forma no te trastorna mas que despertar.
Puedes soñar entonces el mar agitado y la playa fría, puedes soñarte niño perdido entre la multitud, un mal recuerdo, eso no importa, por que te estas muriendo, y la vigilia es testigo y consiente de la fría cama, el lúgubre cuarto-morgue, de que la sábana que te cobija se volverá mortaja, de el lento y pausado; de el "pip" mecánico de el lector de signos vitales, de el gotear de el suero que te alimenta, de la cadencia de la muerte a tu lado, a pesar de las carreras y los medicamentos, de los familiares que lloran, de los doctores que dicen que solo es cuestión de tiempo.
Ella se acerca a tu oído y te absuelve; te deja ir; la muerte al lado te extiende la mano, y tu te sueñas desangrado con las manos roídas, con los ojos fijos y muertos llorando, quizás entonces sueñas que vas cayendo, como esos sueños donde te levantas sobresaltado, pero esta vez la caída no acaba, se prolonga mientras la vigilia atiende al monitor cardiaco, y mas allá de donde la pesadilla normal de el que no muere acaba; tu sigues cayendo; por que la muerte te hace llegar al fondo, te hace llegar al suelo, y sueñas que caes impotente, entonces luego seguirás soñando la muerte; tu muerte, mientras el monitor hace un sonido agudo y largo.

Una lágrima cae sobre tu mejilla; desde tus ojos dilatados y muertos que ya no sueñan mas que esta estancia... duerme hijo mio, que naciste dormido y pronto en ese largo sueño te has ido, y sé que para ti será este tu nacimiento, pero no en los brazos de tu madre y los mios, si no en el país de los muertos.

32 comentarios:

andrés dijo...

Al final la muerte es, sin duda, un viaje unico, una experiencia que no es igual dos veces, cada muerte llega diferente y se recibe con pavor o con una sonrisa en la cara.

Morir soñando puede ser algo mas placentero, puede ser la excusa para huir de tanto sufrimiento y dolor, no solo el propio si no tambien el de los seres queridos.

Muy bueno fren

Danilo Mora dijo...

Mi amigo pero qué clase de relato!!! Me ha dejado sin palabras, sin respiración...

Muy duro de asimilar, sobre todo para los que somos papás y mamás, pero es realmente bueno.

Un abrazo amigo!

Amorexia. dijo...

Amigos y amigas morir soñando... este cuento justo se basa en el peor momento de mi vida, mi hora mas oscura; y al mismo tiempo uno de los mas sublimes, cuando le pude decir a Saúl; mi hijo, en su cam,ita de hospital; enfermito y sufriendo que se fuera que yo no lo queria aqui sufriendo, que no se quedara por nosotros, se lo entregue a Dios; si, a ese que por convicción sé que nmo existe pero en el que creo por fé de todas formas; le dije "es tuyo, si estos dias eran el tiempo que tenías para mi con él gracias, pero llevatelo, que no sufra mas" Ese mismo día se alteró el universo.

Gracias a todos por venir, y por comentar.

Saludos ausentes.

Anti-CAPS dijo...

Tengo que dejar de leerte en el trabajo, la gente me mira raro cuando lloró en la oficina.
Ah de haber sido superdoloroso eso que cuentas, de hecho el dolor se deja sentir en cada palabra, un magnífico texto una vez mas, tal vez tu hijo ya no este con nosotros, pero el amor inmenso y verdadero ese que le diste, ese que aún le guardas, ese es eterno.

Amorexia. dijo...

Guardo la suerte anti-caps de que Saúl ún este con nosotros, y que este muy bien, es un tremendo de año y tres meses, soy muy afortunado de que mi hijo decidiera quedarse con nosotros y encimara a la muerte.

Saludos.

GAlcidesS dijo...

Sin palabras Alonso, sin palabras, pues habiendo conocido al protagonista de la historia, es aún más fuerte el impacto del relato.
Saludos a la familia.

delfin en libertad dijo...

Saúl luchó y triunfó por la vida, es un luchador,¡que bién!. Me alegra mucho.
Pero que relato amigo mío, la descripción tan dulce y dolorosa que haces del tránsito silencioso abrazado a la muerte, y el desprendimiento, no hay palabras ¡¡¡¡GENIAL!!!!

NTQVCA dijo...

Te felicito por tu relato, que el compartir esta historía y la de tu hijito sea una manera de alentar en tu vida su recuerdo.

la sombra misteriora. dijo...

Que texto mas rudo! Muy bueno, mae usted sabe como hacerlo a uno sentir de verdad.

Besos a Saúl.

conejo gris dijo...

mae con todo respeto estye texto es toda una experiencia de los sentidos, un viaje como de un sueño o un viaje alucinogeno...
Me gusto un montón la imagen de la playa y la arena..

tuanis mae..

Gittana dijo...

Dioses!!! Amorexia!!! muy intenso!!! gracias por compartirlo...

cuado yo estaba en el otro trabajo, muchas veces pensé que lo mejor era morir...

La Morada dijo...

Que fuerte relato Amorexía. Así de fuerte es mi alegría al saber que Saúl sigue entre nosotros.

Sin duda fue duro para tí, pero que valiosa la catarsis.

RECOMENZAR dijo...

Me dejaste sin palabras me pasa muchas veces con vos La realidad de tus escritos me hacen no saber que decirte.......
Por supuesto que es bello tu escrito tanto como lo que comentaste de lo que te pasó ..

Always
Mucha

Abriles dijo...

Duerme que yo te sueño...

A dijo...

Gracias, Amorexia.

Y bueno, en mi opinion, te dire que no veo la muerte como un estado, sino como un paso del proceso en el que nos encntramos. Como nacer, uno no anda 'nacido', uno nace y sigue lo que tiene que seguir.

Un abrzo fuerte, un beso -aun- vivo.
A.

Palas dijo...

Amo sin duda muy bueno... sin palabras, no imagino lo que pasaste pero tus palabras nos dan a conocer un poquito... eres fuerte... como Saúl!

Besos querido!

Mentacalida dijo...

Emocionante,para pensar y en estos dias me surge por que alguien se fue y en breves instantes tengo mil preguntas que responder.
Un Abrazo enorme para ti.

Menta

P. Vargas dijo...

Mano mis respetos... que texto más intenso, profundo y bello.. me ha sacado un par de lagrimas y me ha puesto a reflexionar sobre esas dos veces que he abrazado la vida en medio de la nefasta muerte...

Sin duda que lo vivido con tu hijo es algo super dificil, me alegra muchisimo saber que esta de lo mas bien.

Gracias por tus coments y visitas en mi otro blog. Un placer leerte. Saludos amigo!

dolor de muelas dijo...

Muy bueno... quiero morir soñando...

Palm dijo...

!MAESTRO!!

*°·.¸¸.° Heidy °·.¸¸.°* dijo...

Un relato muy fuerte. A Dios gracias Saulito no tuvo ese final, y está en tus brazos y en los de tu amada.

Saludos

Repertorio dijo...

Mae vos sabes lo que te dijé ayer, me costó leerlo porque ya me explicaste de que trataba.

Te admiro por el solo hecho de lograr escribirlo. Sabés que hay gente que escribiendo de muertes de familiares o secuestros, o cosas similares, no lo logran.

yo mismo hubiese vetado el tema en mi vida. Felicidades por tu valor.

Pircamita dijo...

Al leer este escrito me traslade a una escena de una pelicula que al igual que otras que me han gustado mucho me ponen a pensar en este punto de nuestras vidas, "la vida en rosa" de Edith Piaf, una excelente historia que nos muestra esa etapa tal cual muchos la imaginamos y que contemplamos con solo un pensar lejano pero que pronto llegará, gracias por compartir este pensamiento que de alguna menera nos recrea lo imperfecto que es la vida.

Saludo... Pircamita

Mariel Ramírez Barrios dijo...

Dios
me querès matar
recuerdo esos dìa y vuelvo a sentir el miedo y el dolor como entonces
y te imagino al lado de la incubadora rezando para que no sufra
es lo que yo hubiera hecho
y hoy
que està
no puedo sino irme de aquì con un nudo en la garganta
relacionar
de alguna manera
a Saùl con la muerte
es algo que no me cabe en la cabeza.
brrrrrrrrrr
---------------------------

-
-
-
-
-
-
-
-
respiro hondo.
cambio el tema
COMO QUE SE QUEBRÒ UN DIENTE!!!!!!!!!!!!!!!
SAQUENLO DE LA CUNA!!!!!!!
ME QUIERO IR A COSTA RICA
YAAAAAAAAAAAAAA

Darilea dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Darilea dijo...

Darilea dijo...
Amorexia, me has tocado una de las fibras más sensibles.
Este relato me llegó más allá del corazón.
No fue a mi hijo a quién tuve que decirle adiós apenas con una hora de vida, pero si a mi sobrina.
Y es cierto que aunque la cordura en ese momento esté tocada por un hilo de locura, el sufrimiento hace de voz incesante en la cabeza
y optas por dejar marchar al mundo de los sueños infinitos a una parte importante de tu vida.
Siendo el mejor destino para quién queda somnoliento por siempre en este mundo real.
Me llegaste al alma.
Besitos.

ÓNIX dijo...

Siempre he comparado a la muerte, con un largo y profundo sueño, de ese, del que no despertamos más... Sçolo los muertos pueden disfrutar plçacidamente de ese reposo maravilloso y estar libres, sin tener que despertar...

ƒяэåкª dijo...

Morir soñando... si pudiera morir mas de una vez me gustaria probarlo.

un saludo.

SABRINA FISCHBERG dijo...

El final es increíble, ese último párrafo es perfecto.

De todas formas, me costó llegar al final, la muerte es algo que no puedo naturalizar, ni asumir, ni comprender, ni pensar.

Igual me alegro que hayas podido dejar de pensar en ella.

Besotones!

MEGAPRIMO dijo...

Acabo de leer este cuento pasada la media noche...caramba sin lugar a dudas alguna pesadilla voy a tener cuando me duerma... que mierdad ya hasta me sono refeo la palabrita, nunca habia tan siquiera pensado como seria la muerte... creo que ya me arrepentì de haber leido este lugubre cuento... sin comentarios.
Salu2.

- JJ dijo...

Alonso, tú relato trastorna, tanto por la descripción como por la realidad que guarda. Morir soñando me recordó a Unamuno, esa incógnita de la que un día tendremos una respuesta que no vamos a escuchar.
Siempre es un gusto leerte.
Abrazos amigo!!!
Besos a tu Saúl

MiAsYaNaSWoRlD dijo...

UHMM.. PREGUNTA QUE NO VIENE AL CASO CON EL PUNTO ESCRITO....

"POR QUE AMOREXIA?"