lunes, diciembre 18, 2006

Otro adios.




Es un adios con sabor a bienvenida el que te deja una esperanza en los sentidos y en el alma, se trata de esos amores imposibles y desenamorados, un amor sin el que moririas en un instante, pero que cambiarias por cualquier otro amor mas material sin dudarlo un instante.


Es ese tipo de amor que siempre estuvo alli, y alguna vez contaste indiscretamente a algún enamorado cuando aún no le dabas mérito de candidato a tus besos y a tu amor, un amor antes de el amor que me tienes, y que perduraría aún al final eventual de el nuestro.


Es un amor mucho mas importante que aquel amor de el mes de abril de la vez primera, aquel que según me comentaste jamás olvidan ustedes las mujeres y guardan en un altar especial en su corazón sin importar los hechos adicionales que mediarán, y este amor que nunca ha llegado ha ser amor de besos y de cuerpos y palabritas de miel, y se ha quedado en la insinuación de una noche de sinceramiento desmedido y quizás insensato, este amor que no es de madre-hija, hermano o amigos (aunque se disfraza de este último) este amor que no es y quizás no llegara ha ser nunca un amor de amantes o fantasías! este amor guarda un adios especial, un adios distinto a cualquier otro adios.


Este adios suele ser un agujero en la red de el tiempo... por eso vamonos a la distancia, al olvido, de donde vuelvan los muertos, por que un adios para estos amores suele ser siempre una despedida en tono de hasta luego.

5 comentarios:

Ebi dijo...

Muchos adioses siempre guardan algo de esperanza...

Saludos

Warren dijo...

Detesto los adioses, de toda clase, los aborrezco, no sé es como que se te caiga un cerdito lleno de dinero en un río crecido...siento yo que así son las despedidas.

Lau D. dijo...

Las despedidas son buenas. Se necesitan para cerrar capítulos. Si vos no decis verdaderamente adiós no podes avanzar. Los recuerdos son buenos, pero no podes vivir pensando y a veces, atormentándote con lo que pudo ser y no fue. Si al final no fue es por una razón. Debemos luchar por las cosas sí, pero no luchar causas pérdidas. Hay que saber que cosas podemos cambiar y cuáles no.

la sombra misteriosa dijo...

Hablas de un amor plátonico?
Esa despedida que nunca se dio y es un secreto a voces entre la pareja?
Si definitivamente son Hasta Luegos y no despedidas!

Atina dijo...

Es un adios con sabor a bienvenida el que te deja una esperanza en los sentidos y en el alma, se trata de esos amores imposibles y desenamorados.
Los que te llenan de sentimiento y te vacian sin darte tiempo para saborearlo.

Me dolió el pecho por un momento... Para mí no es un amor imposible lo que veo reflejado, es más bien un amor que terminó antes de llegar a serlo.